Xixona se echa a la calle para decir «no» a las macrourbanizaciones

Diario “Información”, 06-07-05 Jueves,7 de julio de 2005
Más de 2.000 personas se manifiestan contra cuatro proyectos que prevén construir 7.500 viviendas

 

V. VICTORIA/J.A.R.

Los vecinos de Xixona se echaron ayer a la calle para decir «no» a las macrourbanizaciones. En una multitudinaria manifestación, organizada por la plataforma «Per un Xixona sostenible» y a la que no asistió ningún miembro del equipo de gobierno (PP y PCIX), más de 2.000 personas según el colectivo (aunque un policía local cifró la asistencia en 800) exigieron al Ayuntamiento que rechace la avalancha de proyectos urbanísticos que en las últimas fechas ha recibido. Se trata de planes que amenazan con urbanizar zonas emblemáticas de la localidad como Avió, Bugaia, La Sarga (las tres en el entorno de La Carrasqueta) o El Espartal, con miles de viviendas y más de un campo de golf. Muchos de los vecinos ayer presentes no recordaban, desde los tiempos de crisis del turrón en los años noventa, una respuesta ciudadana de tal índole.

La marcha partió a las 20.30 horas desde la Avinguda de la Constitució y recorrió varias calles hasta desembocar de nuevo en La Plaça, donde llegó a su fin. Durante la manifestación, que estuvo acompasada por la música de dolçainers y tabalers, los manifestantes portaron pancartas reivindicativas con lemas como «Creiximent and coneiximent, Xixona SOStenible», «Especuladors fora de Xixona», «Poligon i escola sí, urbanizaciones y golfs, no», «Corrupció fora de Xixona», o «Urbanitzacions: pa per avui, fam per demà».

A lo largo todo el acto los xixonencs se sintieron arropados por vecinos de otras localidades que, sobre todo llegados desde Alcoy, quisieron mostrar su solidaridad y rechazo a la amenaza urbanística. La representación política y de colectivos ecologistas fue mayúscula. Así, se dieron cita algunos diputados provinciales, y concejales del PSPV, Bloc y Esquerra Unida-L’Entesa de localidades como Alcoy, El Campello o San Vicente del Raspeig, además de los de la propia Xixona. De igual manera, organizaciones como La Colla Muntanyenca de El Campello, Ecologístas en Acción-La Carrasca, Salvem el Molinar y otras asociaciones también quisieron mostrar su oposición a los planes urbanísticos.

Una vez concluido el recorrido, un manifiesto leído por miembros de la plataforma recordó a los presentes los motivos del acto, el por qué de esta lucha desatada por «salvar Xixona». La escasez de agua, los escasos ingresos que las nuevas urbanizaciones reportarán a la localidad, la subida de los impuestos a pagar por los vecinos, la pérdida de las señas de identidad propias y, sobre todo, la destrucción medioambiental y paisajística de zonas emblemáticas, son las razones que han llevado al colectivo a «tomar la iniciativa para defender el futuro de nuestro pueblo».

Antes y después de la marcha se inició una recogida de firmas para alegar contra el plan de La Sarga, que prevé 1.915 viviendas y un pequeño campo de golf, y que en estos instantes se encuentra en exposición pública. Las alegaciones, que en el caso del plan de El Espartal (5.400 viviendas más campo de golf) han alcanzado la cifra de 5.000, exigen además que no se dé luz verde a ninguna urbanización hasta que no esté homologado el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

La vorágine urbanística en la que se encuentra envuelta Xixona, con cuatro proyectos presentados que contemplan 7.500 nuevas viviendas (más 2.300 ya aprobadas en El Vergeret), puede desembocar, si finalmente obtienen el visto bueno del gobierno local (PP y PCIX), en un crecimiento demográfico de cerca de 40.000 habitantes, frente a los 7.400 censados a día de hoy.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *